Melody

Asociación de Discapacitados Canarios

Posts Tagged ‘autismo’

Autistas de Madrid piden una mayor participación en la sociedad

Posted by asociacionmelody en abril 14, 2011

superando.org

EFE

 

Madrid, 2 abr (EFE).- La Federación de Organizaciones a favor de personas con Discapacidad Intelectual de la Comunidad de Madrid (FEAPS Madrid) ha pedido hoy un mayor esfuerzo para que las personas autistas se integren en la sociedad y no sean aisladas.

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Autismo, este colectivo ha recordado en un comunicado que “las personas con autismo no quieren ni deben estar aisladas, sino incluidas en la sociedad”.

El autismo es un trastorno del desarrollo que afecta sobre todo a la comunicación y a la interacción social, por lo que este grupo ha pedido mayor atención para las familias de personas autistas, con el objetivo de que puedan compatibilizar mejor su vida personal y laboral.

FEAPS Madrid considera que el hecho de que las personas autistas necesiten apoyo en algunos ámbitos no les debe privar de participar en la sociedad ni de disfrutar de la educación, el trabajo, el ocio o la cultura como el resto de ciudadanos.

Esta federación en Madrid está formada por siete entidades que trabajan en la elaboración de propuestas para ofrecer servicios a adultos con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) y promover la creación de aulas de inclusión para alumnos autistas.EFE

 

 

 

Anuncios

Posted in General | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

Música y poesía para vencer el autismo

Posted by asociacionmelody en abril 14, 2011

Juan David Montoya| Medellín | Publicado el 31 de marzo de 2011

ELCOLOMBIANO.COM

“Cuando mis hijas, que son mellizas, tenían tres años, yo veía algunas diferencias en el sentido de que no se manifestaban mucho. No eran como a los bebés que uno los toca y se ríen. Ellas, por el contrario, eran calmaditas, muy serias. Una psicóloga notó también algo diferente. “Me gustaría que le hicieran unas pruebas”, me dijo y ahí salió el diagnóstico.

Como es autismo de alto funcionamiento no se presentan todos los síntomas. Pero yo lo detectaba en el aleteo de las manos, pues las movían mucho y a veces se quedaban mirando hacia el techo. Como que se ‘iban’.

En todo lo demás estaban bastante aventajadas. A los cuatro años ya las niñas querían mirar todo. Les gustaba mucho ver la televisión y cuando salían a la calle, con solo observar, se grababan todos los anuncios, los letreros.

Yo les leía mucho. Cada vez que lo hacía pasaba el dedo por los renglones. Pienso que así aprendieron a leer. Un día me llamaron de la guardería y me preguntaron que cómo era que ellas leían con solo cuatro años.

Yo les expliqué que sólo era mnemotecnia. Pero efectivamente, si les ponían a leer cualquier libro lo hacían perfectamente. Las mismas profesoras les pedían que enseñaran a leer a otras niñas.

Luego noté que eran ávidas por conocer cosas y almacenar información. Se animaron a entrar en la música y en un una obra de teatro, llamada Luchi Lucero , cantaron una canción. Por su interpretación fueron becadas en una escuela de música.

Ahora me dicen que se van a dedicar a escribir. Una de sus profesoras incluso le leyó al resto del colegio un poema que había escrito una de mis niñas. Esos poemas son muy lindos.

Como madre, al principio fue muy difícil de aceptar porque uno piensa erróneamente que el síndrome es una enfermedad. Lo que sí hay es mucho temor porque son personas que necesitan un apoyo para el resto de la vida, y a veces también temo que se desmotiven por algo que no esté en sus manos. Por eso nos tenemos que sensibilizar. Tenemos que acabar con la estigmatización laboral y en los centros de estudio. Muchas veces se les señala y por eso no se les permite el desarrollo. Las apartan, las confinan, no las valoran, y la realiadad es todo lo contrario. Lo que queremos es que la gente se de cuenta de que son iguales, que tiene muchas ventajas y habilidades”.

Posted in General | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

Avances en el tratamiento de niños con autismo

Posted by asociacionmelody en mayo 19, 2010

infanciahoy.com

Los trastornos del espectro autista se caracterizan por deficiencias graves en la socialización y la comunicación y comportamientos inusuales repetitivos.

La frecuencia de estos trastornos aumenta con el tiempo; las tasas actuales rondan los 60 casos por cada 10.000 niños lo que podría atribuirse a factores tales como una nueva clasificación administrativa, los cambios en la política y la práctica y una mayor preocupación por el tema. Las estrategias de vigilancia y detección para la identificación precoz permitiría un tratamiento temprano con mejores resultados.

Ciudad de Buenos Aires, 16 May, Agencia Infancia Hoy.- Los trastornos del espectro autista tienen un gran contenido genético y multifactorial con muchos factores de riesgo que actúan juntos. Están implicados los genes que afectan la maduración sináptica, dando lugar a teorías neurobiológicas que se centran en la conectividad y los efectos nerviosos de la expresión génica. Hay varios tratamientos que podrían abordar los síntomas básicos y concomitantes. Sin embargo, no todos los tratamientos han sido estudiados en forma adecuada. La mejor estrategia para mejorar la eficacia terapéutica sería mejorar la identificación temprana del fenotipo y de los marcadores biológicos (por ej., los cambios electrofisiológicos). Se necesitan más conocimientos sobre la identificación temprana, la neurobiología, los tratamientos efectivos del autismo o, el efecto que este trastorno ejerce en las familias.
El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que entra en la categoría de los trastornos generalizados del desarrollo y se caracteriza por el deterioro grave y generalizado de la reciprocidad, la socialización, la alteración cualitativa de la comunicación y, los comportamientos repetitivos o poco comunes. La 4a edición del Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, (DSM-IV) y la 10a edición del International Classification of Diseases (ICD-10) incluyen los trastorno del autismo, el síndrome de Asperger, un trastorno generalizado del desarrollo, también denominado específicamente síndrome de Rett (o PDD-NOS por sus siglas en inglés) y los trastornos disociativos de la infancia como los trastornos generalizados del desarrollo. Los médicos y los investigadores utilizan los trastornos del espectro autista que incluyen el autismo, el síndrome de Asperger y el PDD-NOS, que son temas tratados en este Seminario. Para los niños con trastorno de Rett o trastorno disociativo de la niñez, tanto su curso clínico como la fisiopatología,y las estrategias de diagnóstico son diferentes y no se tratan en este Seminario.
Los autores se centran en la prevalencia de los trastornos del espectro autista y las posibles causas de los cambios de la prevalencia. Aunque las estimaciones varían, la prevalencia parece haber aumentado en gran medida desde la década de 1960, cuando las tasas solo incluían el trastorno autista. –desde hace 20 años, en EE.UU. y Europa las tasas de prevalencia variaron desde los 5 a los 72 casos/10.000 hijos. Estas estimaciones fueron afectadas por el método de pesquisa, las estrategias de confirmación de casos y el tamaño de la muestra, dando como resultado estimaciones más elevadas. . La prevalencia del trastorno de autismo es de 10-20/10.000 hijos.

Las estimaciones de los trastornos del espectro autista han sido más estables que las correspondientes al autismo, tal vez debido a que son menos sensibles a las pequeñas diferencias en la definición de los casos. Estas estimaciones están cerca de 60/10.000 hijos. Sin embargo, en un estudio, los investigadores informaron una prevalencia de 116/10.000 niños para todos los trastornos del espectro autista. En el sur del Támesis, en el Reino Unido, se utilizó una muestra pequeña de niños y se hizo un estudio basado en métodos de pesquisa y confirmación de casos, con una definición amplia de estos trastornos. Cuando se redujo la definición de autismo, se halló una prevalencia de 25/10.000 niños.
Un aumento del número de niños identificados con trastornos del espectro autista en los sistemas educativos ha creado un problema de salud pública. Parte del incremento reportado es atribuible a la nueva clasificación administrativa en los centros de educación especial y a la reclasificación posterior de los niños a una categoría de autismo. Los síntomas de estos trastornos podrían parecerse o surgir con discapacidad intelectual, déficit de atención, trastorno de hiperactividad, o trastorno obsesivo-compulsivo. El aumento del registro de estos trastornos podría deberse más a los cambios en la política y la práctica que a verdaderos cambios en la comunidad. Una variación importante de un área pequeña en la prevalencia podría estar relacionada con los recursos locales para la atención de la salud y la educación, mientras que la presión para obtener servicios intensivos podría dar como resultado diagnósticos exagerados.
El equipo multidisciplinario debe incluir a médicos clínicos especializados en el habla y la terapia del lenguaje, terapia ocupacional, educación, psicología y, trabajo social. Ozonoff y col. revisaron las áreas de evaluación que incluyen la neuropsicología, la atención, la función ejecutiva, y el funcionamiento académico.
.Las teorías neurocognitivas incluyen trastornos del lenguaje pragmático y dificultades en la intersubjetividad (teoría de la mente), la función ejecutiva y la resolución de los problemas de ánimo, la coherencia central débil y la dificultad para integrar la información en un todo significativo, y los déficits en la conectividad y las demandas de procesamiento.
Los hallazgos neurobiológicos apoyan estas teorías diferentes. En el 20% de los niños con trastorno del espectro autista, la macrocefalia se observa entre los 2 y 3 años. El crecimiento del cerebro se acelera a los 12 meses. Estos cambios surgen en paralelo con la aparición de los síntomas básicos durante los primeros 2 años de vida. Los resultados de los estudios con neuroimágenes han mostrado el crecimiento excesivo en la sustancia blanca cortical y patrones anormales de crecimiento en el lóbulo frontal, lóbulo temporal, y estructuras límbicas como la amígdala. Estas regiones del cerebro están implicadas en el desarrollo de la comunicación social, las habilidades motoras que se deterioran en el trastorno del espectro autista.
La magnetoencefalografía es una medida no invasiva del campo magnético generado por la actividad neuronal, proporcionando la localización espacial y temporal de la actividad dentro del cerebro. Esta técnica se ha utilizado para investigar los déficits de procesamiento auditivo, con la esperanza de identificar una señal electrofisiológica que pudiera permitir la detección precoz o el control de la evolución. Las investigaciones neuroquímicas con modelos animales y empíricos de drogas son concluyentes. La serotonina y las diferencias genéticas en su transporte parecen tener la mayor evidencia empírica de que interviene en el trastorno del espectro autista, mientras que los datos sustentan que los sistemas dopaminérgico y glutaminérgico representan un papel menos importante, pero que están en evolución.

Los estudios sobre el papel de los sistemas dopaminérgico y colinérgico, la ocitocina y los aminoácidos neurotransmisores son promisorios. Juntos, los resultados clinicos, de las neuroimágenes, la anatomía patológica y de los estudios neuroquíumicos muestran que los trastornos del espectro autista son trastornos de la organización neuronal-cortical que causan déficits en los procesos de información en el sistema nervioso, desde la organización sináptica y dendrítica hasta la conectividad y la estructura cerebral. Estas modificaciones probablemente alteran el desarrollo de la trayectoria social y la comunicación y parecen estar afectadas por factores genéticos y ambientales.
Los trastornos del espectro autista son altamente genéticos. El riesgo relativo para que se repita este diagnóstico en un segundo es 20-50 veces mayor que en las familias de la población general , lo que crea la necesidad de brindar asesoramiento genético a esas familias. A menudo, los padres y hermanos muestran manifestaciones subsindrómicas leves del autismo, el fenotipo amplio del autismo, incluyendo el retraso en el lenguaje, las dificultades con los aspectos sociales del lenguaje (pragmática), el retraso en el desarrollo social, la falta de amistades íntimas y una personalidad perfeccionista o de estilo rígido. Las estimaciones de la herencia familiar y los estudios en gemelos indican que alrededor del 90% de la varianza es atribuible a factores genéticos, haciendo de este trastorno, el trastorno neuropsiquiátrico más afectado por los factores genéticos. Dependiendo de la definición utilizada, el 60-90% de los gemelos monocigotas son concordantes para el trastorno del espectro autista, en comparación con aproximadamente el 10% para los gemelos dicigotas.

Los trastornos del espectro autista son multifactoriales, con muchos factores de riesgo que actúan juntos para producir el fenotipo. Esta concordancia entre los gemelos monocigotas y dicigotas indica que las tasas de algunos factores de riesgo interactúan (es decir, gen-gen o genes-medio ambiente). Estos efectos podrían ser el resultado de factores tóxicos ambientales o de factores epigenéticos que alteran la función de los genes, que a su vez modifican el tejido nervioso. Los factores epigenéticos pueden ser aspectos específicos del medio ambiente físico (por ej., los compuestos bioquímicamente activos) o tipos específicos de experiencias psicológicas (por ej., el estrés) que alteran la química del cerebro, a su vez los genes quitan o agregan actividad específica a los genes durante el desarrollo, o regulan la expresión génica de otras maneras. El papel posible del medio ambiente y de los factores epigenéticos es un área en estudio.

En el 10-15% de los casos, el trastorno del espectro autista se asocia con causas genéticas. De ellas, las más comunes son el síndrome de X frágil (alrededor de 3%), la esclerosis tuberosa (2%) y diferentes signos citogenéticas anormales, como la duplicación materna de 15q1-q13 (aproximadamente el 2%), y las deleciones y duplicaciones de 16p11 (alrededor del 1º%) . Ninguna de estas causas es especifica del trastorno; más bien, ni de una serie de fenotipos, entre ellos la discapacidad intelectual.
Los avances de la neurociencia, la neurobiología y la genética en el desarrollo cognitivo y afectivo del trastorno del espectro autista se han traducido en nuevos métodos que potencialmente pueden servir para la detección temprana y el mejoramiento del objetivo y la eficacia terapéuticos. Por ejemplo, las neuroimágenes como la resonancia magnética funcional y la magnetoencefalografía podrían proporcionar biomarcadores para monitorear los cambios fisiológicos antes y después del tratamiento.

Todavía no se sabe cuáles son los tratamientos o combinaciones terapéuticas que serán más efectivas. Muchas intervenciones se centran en los déficits y las condiciones asociadas. Los síntomas basales podrían manejarse mejor si el tratamiento se iniciara a principios de la infancia, siendo importantes la detección y el diagnóstico precoces. Las manifestaciones del comportamiento o del desarrollo de los síntomas son más evidentes, y por lo tanto son el objetivo principal del tratamiento. Para la mayoría de los niños, el foco principal de la intervención es sobre sus familiares o sistemas educativos.

Los programas completos de tratamiento incluyen combinaciones de programas de enseñanza especializada, el desarrollo de terapias y tratamientos conductuales basados en la formación intensiva de los padres en el hogar, la comunidad, o la configuración de la escuela. El estrés de los padres podría impedir la efectividad de las intervenciones tempranas, por lo tanto, el apoyo a las familias debe estar integrado al tratamiento. Los objetivos terapéuticos son mejorar el estado funcional de los individuos mediante la adquisición de competencias básicas en las áreas deficitarias, y la disminución del efecto de las comorbilidades.

Los tratamientos médicos pueden ser efectivos para hacer frente a las comorbilidades de comportamiento o médicas. En la actualidad no existe un tratamiento biológico para todos los síntomas del espectro autista.

El mayor número de niños con diagnóstico de trastorno del espectro autista y la disponibilidad limitada de recursos significa que la ejecución de las intervenciones psicosociales debe incluir varios enfoques.

Fuente;E Levy, R T Schultz, Lancet.

Posted in General | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »

Mensaje del Secretario General de la ONU Ban Ki-moon, con motivo del ´Día Mundia

Posted by asociacionmelody en mayo 14, 2010

"El autismo es una discapacidad compleja e inadecuadamente conocida, con una amplia gama de manifestaciones. Los niños y adultos con autismo – y, de hecho, las personas que viven con discapacidades en general – tienen una doble carga. Además de los retos diarios de su discapacidad, también debe hacer frente a las actitudes negativas de la sociedad, el apoyo insuficiente a sus necesidades y, en algunos casos, la discriminación flagrante…. Ver más

La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que entró en vigor en mayo de 2008, es un poderoso instrumento para corregir tales situaciones. Su objetivo es promover la igualdad en el goce de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas con discapacidad. A día de hoy, 144 países han firmado la Convención y 83 lo han ratificado.

El Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo se dedica a crear una mayor comprensión sobre el autismo y promover la adhesión universal a la Convención de las Naciones Unidas. Al combinar la investigación con actividades de sensibilización, podremos ofrecer a los adultos y a los niños con discapacidades como el autismo la protección, el apoyo que necesitan y la plena incorporación en una sociedad inclusiva.

Al conmemorar el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo de 2010, recordemos que cada uno de nosotros puede asumir esa responsabilidad. Unámonos a las personas con autismo, sus familias y sus defensores en una comunidad de voces para una mayor conciencia y comprensión. También debemos mirar hacia adentro y volver a evaluar nuestras actitudes y las de nuestras sociedades para que podamos eliminar los prejuicios que discriminan a las personas con discapacidad. Vamos a dedicarnos a crear una sociedad justa y solidaria que permite la verdadera dignidad y derechos para todos."

En España los niños con autismo siguen sin tener derecho a una educación inclusiva, accesible, adecuada a sus necesidades y en igualdad de oportunidades con sus compañeros. Nuestros hijos siguen sin tener derecho a una educación en términos de dignidad y derechos humanos.

Con el consentimiento, conocimiento y complicidad por acción u omisión de todas las Administraciones y agentes sociales implicados en la garantía de este derecho. 1 de cada 150 nacidos en España está dentro del espectro autista, nos vemos en el deber de seguir denunciando, y trabajando para que se garanticen los derechos humanos de estos niños, entre los que están nuestros hijos.

Los derechos humanos ni se negocian, ni tienen plazos ni condiciones. España ratifica una Convención que incumple sistemáticamente, de la misma forma que se incumplen las disposiciones de la propia Constitución y de la LOE.

Exigimos ni más ni menos que se respete la legislación vigente en este país.
Que a un niño con autismo se le niegue su derecho a acceder a una educación inclusiva, de calidad, en igualdad de oportunidades con sus compañeros, con los medios y ajustes razonables necesarios (ni más ni menos que lo que firmó España cuando ratificó la Convención, y lo que aparece recogido en la propia LOE) implica negarle su desarrollo y autonomía personal. Ante la pasividad y con la connivencia de todos, en un Estado democrático, social y de derecho, estamos criando a una nueva generación de grandes dependientes, que lo serán no por su diversidad, sino por estar privados desde pequeños de sus más elementales derechos humanos.

Esther Cuadrado, mamá de Arturo.

Posted in General | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

El grito del autismo

Posted by asociacionmelody en abril 23, 2010

El desconocimiento social y la invisibilidad han sumido en el silencio a las personas con autismo. Ahora, sin embargo, han decidido lanzar un grito para ser mejor atendidas. Piden que las ayudas no se corten a los 7 años, que el diagnóstico sea más precoz y que exista un plan integral dedicado a ellas
PACO CERDÀ

VALENCIA ­De pequeña, Inma Lagarda subía encima de la mesa y se colgaba de la lámpara. Era su pasatiempo favorito. Por la calle no andaba recta, sino dando vueltas sobre sí misma. Y siempre que podía, cogía una cuchara y repicaba con ella insistentemente. Eso sí: Inma crecía y seguía sin hablar ni atender cuando se la llamaba por su nombre. Entonces la llevaron al médico. Eran los años sesenta y nadie supo diagnosticar qué le ocurría a Inma. «Ella sufría un autismo a lo bestia, pero en aquella época no se conocía», explica su hermana Carmen. Aquel desconocimiento condenó a muchas personas como Inma a ingresar en psiquiátricos para el resto de sus vidas sin poder desarrollar sus capacidades cognitivas. Inma se libró del psiquiátrico, pero ya nunca pudo aprender a hablar. Ahora tiene 51 años y vive en Valencia con su madre y su hermana.
Inma es una de las personas con autismo más mayores de España y simboliza la era del desconocimiento total del síndrome autista. Aquella ignorancia médica y social se ha ido mitigando. Pero tras ella ha quedado el silencio social en torno a un trastorno de la personalidad que podría afectar, según los últimos estudios realizados en Estados Unidos y Europa, a 1 de cada 150 niños. La mayoría, claro, creen que únicamente sufren una discapacidad intelectual sin más. De acuerdo con estas cifras, el autismo se habría convertido en la mayor causa de minusvalía infantil al superar la suma de los casos de síndrome de Down, cáncer y diabetes. Pero ni siquiera eso ha podido resquebrajar la atmósfera de silencio que rodea al autismo.
Sin embargo, ahora ha llegado el momento. La batalla en la Comunitat Valenciana la encabeza la Asociación Proyecto Autista. Su objetivo, cuentan, es crear «una cultura del autismo» similar a la que se desplegó en su día sobre el cáncer, el sida o la drogodependencia. Y aunque tienen una batería de propuestas en sus trípticos y en su página web, para comprender sus reivindicaciones, lo mejor es repasar algunos casos personales. Como el de Manolo Rincón y su hijo Sergio, de 7 años.
Sergio padece autismo y pudo acogerse al programa de la Conselleria de Sanidad que financia, en centros privados, un tratamiento de 20 horas mensuales de terapia conductual. Según cuenta el padre y lo avala un informe neurológico público, «el niño había progresado muchísimo gracias a esa terapia y era aconsejable continuar con ella». No obstante, la Conselleria de Sanidad lo apartó del programa el pasado junio. ¿Por qué? Sergio había cumplido siete años, la edad máxima para beneficiarse de este programa. A partir de entonces, Sanidad entiende que la Conselleria de Educación es la encargada de habilitar los apoyos psicoterapéuticos correspondientes.
En realidad no fue así y la familia de Sergio ha tenido que pagarle al niño 16 horas mensuales de terapia privada, a 30 euros la hora. Ahora, el Síndic de Greuges les ha dado la razón y reclama a Sanidad que, al ser un tratamiento sanitario, «valore la supresión de los límites de edad en la intervención» cuando «los facultativos especialistas de la red pública y responsables de estos menores recomienden su continuidad». Los padres de Sergio han podido permitirse el pago de 16 horas mensuales de terapia. «Pero yo conozco a una familia —cuenta Manolo Rincón— en la que ambos padres están en el paro y a su hijo se le acaba el tratamiento. ¿Qué ocurrirá con ese niño?», se pregunta.

Luis y sus tres años de retraso
Lo que puede ocurrirle es evidente. Todos los especialistas coinciden en que la intervención educativa y conductual en niños con autismo pule sus deficiencias y maximiza su potencial. Por ello, es crucial una detección temprana del síndrome. Pero también eso flaquea en la Comunitat Valenciana. Así lo ilustra el caso de Luis Martínez. Desde que tenía 18 meses, sus padres sospecharon que algo extraño le ocurría a su hijo. «No hablaba, no miraba a los ojos, no se relacionaba con otros niños», recuerda su madre, Teresa Arocas. Después de tres años de consulta en consulta sin aclarar nada, a Luis le detectaron el autismo con cuatro años y medio. Su padre, Juan Carlos Martínez, explica el alcance del retraso: «Hemos perdido tres años de la vida de Luis porque cada uno de esos meses sin tratamiento terapéutico son capacidades cognitivas futuras que no desarrollará. Y cuando sabes lo que podías haber hecho para mejorar su vida adulta y no has podido hacer, sientes un dolor tremendo y una gran frustración. Cualquier padre lo comprenderá», resume el padre de Luis mientras el pequeño, que esquiva la mirada del periodista y le cuesta entablar una comunicación directa, pide a su padre que deje de hablar y se marchen ya al Palau de la Música, su gran pasión.
La débil infraestructura médica para detectar el autismo tiene un triste apéndice: las colas de espera de los centros especializados para atender a los niños con trastorno autista. Según alerta la gerente del gabinete privado Psicotrade, Alicia Marco, la «falta de formación» y de «implicación pública» ha hecho que «los centros de intervención del trastorno del espectro autista en la provincia de Valencia estén desbordados y tengan una lista de espera que llega a los cuatro meses». Aparte de la desesperación que ello acarrea a los padres, la espera es «muy grave» porque «sin una intervención precoz intensa en el niño de hoy, estamos generando un gran dependiente para el futuro», afirma. La reflexión de Alicia Marco pretende servir de aldabonazo a la Generalitat: no se puede gastar dinero en paliativos para los enfermos terminales sin cuestionarse nada y, al mismo tiempo, racanear el gasto público para atender a los afectados por este síndrome en expansión.

Las «rabietas» de Dori
Hay más reivindicaciones que pueden personalizarse. El caso de Dori Ortiz, de 12 años, ilustra las dificultades educativas que tienen estos niños. Dori tiene el síndrome de Asperger, un trastorno incluido en el autismo. La peculiaridad salta a la vista: Dori tiene un cociente intelectual de 140, usa un vocabulario exquisito y en la última evaluación ha obtenido 3 sobresalientes, 7 notables y 1 bien. Sin embargo, hay una pega que ella misma describe: «Los niños con síndrome Aspeger son niños extremadamente inteligentes que pueden tener rabietas por tonterías».
Esas rabietas afloran en el momento más inesperado: en el metro, fruto de un ruido en clase, en plena calle… Por ello, además del profesor que dirigía la clase, Dori tenía una educadora junto a su pupitre en el colegio. La necesitaba. Cuando en septiembre pasó al IES La Moreria de Mislata, Educación le quitó a esta docente de apoyo. Su madre, Dori Estruch, tuvo que recurrir a la Fiscalía de Menores. Al final, la conselleria ha claudicado y le ha puesto una educadora de apoyo. «Pero hemos tenido que pelear mucho —subraya la madre—. Por eso, yo preferiría que mi hija tuviera síndrome de Down, porque a ellos se les nota físicamente el síndrome, se les respeta más, están más atendidos en el colegio y su integración es más fácil. Pero muchos chicos con autismo pasan como malcriados o consentidos porque la sociedad no los reconoce ni lo entiende», lamenta. Ahí subyace la cara perversa de la invisibilidad que aún arrastra el autismo.
No todos los niños con autismo tienen un educador complementario en clase. La mayoría va a aulas normales. Y algunos, los que más problemas de comunicación sufren, asisten a una de las aulas especiales de Comunicación y Lenguaje creadas por la conselleria dentro de colegios ordinarios.
Es el caso de Miguel Fernández. Tiene 11 años y padece un autismo con gran disfasia. Le cuesta mucho comunicarse y descifrar mensajes. También lo poseen las «rabietas» de vez en cuando. Pero su madre, Inma Cardona, lo quiere dejar claro: «La sociedad está equivocada. Estos niños —precisa Inma— no viven en su burbuja ni quieren aislarse. Lo único que ocurre es que les cuesta comunicarse». También tenían dificultades para conectar con la sociedad los padres de las personas autistas. Pero ahora han hablado. Mejor dicho, han comenzado a gritar junto a sus hijos. No es el grito de una rabieta propia del autismo. Es un grito de respuesta a la injusticia que atenaza su desarrollo individual y dificulta su integración en la sociedad.

Objetivo: una mesa de expertos de autismo
La celebración del Día Mundial de Concienciación del Autismo —celebrado anteayer— coincide con una feliz noticia para la Asociación Proyecto Autista de Valencia. El Grupo Parlamentario Popular en las Corts ha presentado recientemente una moción a la mesa de las Corts para que se debata la creación de una Mesa de Expertos sobre el autismo en la Comunitat Valenciana. Según ha podido saber este periódico, la mesa integraría a representantes de la administración, expertos independientes y portavoces de las asociaciones de autismo. Su objetivo final sería la aprobación de un plan director que estableciese las necesidades generales y presentara un proyecto global para el abordaje del trastorno del espectro autista en la Comunitat Valenciana.
Esta demanda también la ha exigido reiteradamente otra asociación referente del autismo en la Comunitat Valenciana, la Asociación Valenciana de Padres de Personas con Autismo (Apnav). Su centro de día para personas con autismo es un recurso histórico de Valencia.

Posted in General | Etiquetado: , | Leave a Comment »

Redes de apoyo para el autismo

Posted by asociacionmelody en abril 19, 2010

diariodemallorca.es

MARIBEL MORUECO (*) Hace ya más de treinta años, las primeras asociaciones de padres para personas con autismo, pusieron la primera piedra para construir todo un entramado complejo de acciones, apenas previstas y planificadas por entonces, para cubrir las necesidades de las personas con autismo y sus familias. Con motivo de la celebración del Día Mundial del Autismo, cuyo lema "Estamos con el autismo", nos señala la importancia de concienciar a la sociedad de la existencia y de las necesidades de este amplio y heterogéneo colectivo, quizás sea una buena oportunidad para reflexionar brevemente sobre el camino andado, y el camino por andar. En los difíciles comienzos, la lucha inicial se traducía en la creación de centros educativos, centros específicos para alumnos con autismo. En estos centros, pertenecientes a las asociaciones de padres que los habían impulsado, uno de los requisitos, que además garantizaban la supervivencia de las mismas, era el de ser socio de ellas. Afortunadamente, el trabajo coordinado entre las distintas organizaciones para el autismo del Estado español, y con la administración pública, fue centrándose con el paso de los años, en dos aspectos fundamentales y patentes en el momento histórico actual: la concertación de plazas, y la inclusión de las personas con autismo en los ámbitos educativos, laborales, y sociales. De los muchos análisis que se pueden llevar a cabo a partir de estos dos ejes centrales, uno de ellos podría ser el observar el cambio organizativo y de gestión que ha habido en todas ellas: la apuesta por las estrategias basadas en los sistemas de gestión de la calidad, apuesta que por tanto nos obliga a dirigir nuestras miradas, en primer lugar hacia nuestra organización interna, basada en estrategias de mejora, para posteriormente volcarla hacia el exterior y poder actuar de forma interrelacionada con todo el entorno. Entorno que nos va también a obligar a garantizar la innovación, a fomentar las alianzas, y, muy especialmente, a garantizar un liderazgo compartido con las familias, los profesionales, la administración pública, y el conjunto de las entidades denominadas del "tercer sector". A promover por lo tanto el cambio, así como la mejora permanente y total, incorporando en este crecimiento, la formación, el conocimiento, y la experiencia profesional acumulada a lo largo de todos estos años.
La orientación hacia los Resultados que estos sistemas de procesos nos van señalando, así como la responsabilidad social generada a partir de ellos, va a constituir un marco adecuado en el que, dentro de las nuevas políticas sociales, se pueda reivindicar el gasto social como un inversión, y, la innovación, como apuestan algunos autores, como una forma de generar valor a largo plazo. Así pues, todo ello podría presentarse como algunos de los indicadores que nos mostrarían una sociedad evolucionada, moderna y vanguardista, que apuesta por las personas más desfavorecidas, que descentraliza los servicios, y que sectoriza el conjunto de acciones en contextos inclusivos.

No sólo a nivel autonómico, o a nivel del gobierno central, sino que estas nuevas alianzas, este liderazgo compartido, nos está llevando a ser artífices y depositarios de estrategias europeas consensuadas en torno a las buenas prácticas en el diagnóstico; en cuanto a la homogeneización de las pruebas psicométricas de valoración; en la necesidad de crear sistemas de registro y llevar a cabo estudios de prevalencia; en los estandares en las metodologías de tratamiento aplicadas, así como su validación; en las prácticas clínicas y psicológicas basadas en la evidencia; en las políticas familiares que potencien su capacitación y puedan ser agentes directos del desarrollo de su hijo/a; en los sistemas de prevención y detección precoz, así como de las prácticas educativas, laborales, y sociales, centradas en la planificación centrada en la persona.
Ahora más que nunca, hemos de darnos la mano, mirarnos los unos a los otros, reconocer nuestras diferencias y nuestros puntos en común, planificar estrategias de consenso, y saber y reconocer que es mucho más lo que nos une que lo que no separa, y cuando en este Día Mundial del Autismo los globos de helio con la inscripción de "Estamos con el autismo", según indicaciones de la Organización Mundial del Autismo (OMA), surquen nuestro azul mediterráneo, poder avistar, en el horizonte, los otros miles de globos que, carambolas en el aire, desde cualquier pequeño rincón de la Tierra, nos recordarán las miradas, de los niños y las niñas, hombres y mujeres con autismo, que nos hablarán de metas, de sentido, de búsqueda de la excelencia, para ellos y para sus familias.

(*) Directora de la Asociación de padres de niños autistas de Balears (APNAB)

Posted in General | Etiquetado: , | 1 Comment »

Cómo detectar un hijo autista

Posted by asociacionmelody en marzo 29, 2010

Entrevista con la Dra. Myriam Velarde, Fundadora de la Unidad de Lenguaje y Aprendizaje del Instituto Especializado de Ciencias Neurológicas y directora del Instituto Médico de Lenguaje y Aprendizaje (IMLA). Ella describe importantes comportamientos que permiten descubrir un hijo autista.

Posted in General, Imágenes | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

Nutrición contra el autismo

Posted by asociacionmelody en marzo 29, 2010

publicalpha.com

Uno de cada 2,000 niños sufre de autismo infantil, un severo desarreglo cerebral cuyas víctimas no pueden socializarse normalmente y casi siempre exhiben un comportamiento caprichoso. A pesar de la severidad del problema, la medicina nutricional puede ser de mucha ayuda en su tratamiento.

Son particularmente prometedores los resultados de los estudios en los cuales los pacientes autistas fueron complementados con vitamina B-6 natural. Por ejemplo, en una investigación los niños autistas que parecieron beneficiarse de los complementos alimenticios o continuaron recibiendo los complementos o se les cambió a un placebo bajo las condiciones de doble-ciego.

Solamente aquellos niños que fueron separados de los complementos nutricionales mostraron un deterioro importante en el comportamiento (Rimland, B et al The effect of high doses of vitamin B6 on autistic children: A double-blind crossover study. Am J Psychiatry 135:472-5, 1978). Además de esto, la complementación nutricional con vitamina B-6 natural cambia las mediciones electrofisiológicas y bioquímicas anormales de los niños autistas hacia características más normales (Lelord Get al. Electrsphysiological and biochemical studies in autistic children treated with vitamin B6, in D Lehmann, E Calloway, Ede. Humus Evoked Potentials;Applications and Problems New York, Plenum Press, 1979). Eso significa que la vitamina B-6 ayuda a normalizar la función de las células nerviosas en estos niños (Mantineau J, Gareau B, Barthelemy C, et al. Effects of vitamin B-6 on averaged evoked potentials in infantile autism. Biol Psychiatry 1981;16:627-39). El ácido homovanílico es el principal derivado del neurotransmisor dopamina. Mientras que la complementación nutricional normalmente incrementa la excreción urinaria del ácido homovanílico, se ha podido demostrar que en el caso de los niños autistas, disminuye su excreción (Lelord G al. Modifications in urinary homovanillic acid after ingestion of vitamin B6: Functional study in autistic children. Rev Neurol (Paris) 134(121:797-801, 1979). Generalmente el magnesio se agrega al tratamiento con la vitamina B-6 para prevenir que cause depleción de magnesio. Además también previene la irritabilidad, la hipersensibilidad al sonido y la enuresis que a veces sucede con la complementación nutricional de la vitamina B-6 (Rimland B. An orthomolecular study of psychotic children. J Orthomol Psychiatry. 2:271.7, 1974).

Las dosis recomendadas varían mucho de caso a caso. Pero no hay que olvidar que una dosis muy alta de esta vitamina por mucho tiempo puede llegar a causar una neuropatía periférica. Debido a esta toxicidad potencial, la vitamina B-6 solamente deberá ser prescrita por un médico nutricionalmente orientado. Al menos un eminente investigador ha sugerido que la vitamina B-6 puede estar mejor apoyada por la investigación que el tratamiento con medicamentos convencionales para tratar el autismo (Rimland B. Vitamin B-6 versus Fenfluramine: a case-study in medical bias. J Nutr Med 1991;2:321-2). Un estudio cruzado secuencial, doble-ciego encontró que solamente se notaba una mejoría en el comportamiento cuando se dieron los 2 nutrientes juntos, y entonces disminuyó la excreción urinaria del ácido homovanílico y el potencial evocado por la corteza cerebral en el EEG se normalizó (Martineau J et al. Vitamin B6 magnesium, and combined B6-Mg: Therapeutic effects in childhood autism. Biol Psychiatry 20:467-78, 1985). La combinación de vitamina B-6 natural y magnesio no cura el autismo, pero la mejoría que se obtiene es casi siempre dramática. Además, todos los estudios clínicos que son muchos, han reportado resultados positivos. En un censo, a 4,000 padres de niños autistas se les pidió que calificaran a los diferentes tratamientos, y la combinación de estos nutrientes recibió la calificación más alta que todos los otros tratamientos biomédicos, con 85 padres reportando mejoría en el comportamiento contra un padre que reportaba empeoramiento con el régimen nutricional.

En cambio, la tioridazina, el medicamento más comúnmente usado en la lista, tuvo una relación de mejoría/empeoramiento de sólo 1.4 a 1.0 (Rimland B. Controversies in the treatment of autistic children: vitamin and drug therapy. J Child Neurol 3 Suppl:S68-72, 1988). La cantidad de magnesio usada es lo suficientemente alta como para causar diarrea en algunas personas y otra vez, solamente debe ser administrado por un médico nutricionalmente orientado. Los médicos que utilizamos esta medicina ortomolecular casi siempre trataremos esta combinación de vitamina B-6 y magnesio durante por lo menos 3 meses para ver si estos nutrientes ayudan a los pacientes autistas. La complementación nutricional con otra vitamina del complejo B también ha probado producir algún beneficio en el autismo. Aunque hay que aclarar que solamente en un subgrupo específico de pacientes autistas. El ácido fólico juega un papel importante en la síntesis, la reparación y la metilación del DNA (Heimburger DC. Localized deficiencies of folic acid in aerodigestive tissues. Ann NY Acad Sci 669:87-96, 1992). La deficiencia de folato tisular puede provocar una ruptura cromosómica en un sitio frágil, mientras que la complementación con folato puede interferir en la detección de sitios frágiles constitutivos (Yunis JJ, Soreng AL. Constitutive fragile sites and cancer. Science 226:1199-204, 1984). Frecuentemente se ven diferentes comportamientos del espectro autista en los varones con síndrome X frágil (Afrax), el cual es la forma familiar más común conocida de retraso mental y de discapacidad de desarrollo. Muchos hemos especulado que la complementación con ácido fólico puede ayudar a los pacientes que sufren de este síndrome al reducir la ruptura en el sitio frágil en el cromosoma.

Los resultados obtenidos no siempre han sido iguales, posiblemente porque entre más temprano en la vida se inicia la complementación nutricional con el folato, es más probable que sea efectiva. En un estudio, pudimos notar que muchachos con el síndrome X frágil mostraron mejoría en su comportamiento lo mismo que en su habilidad motora después de recibir los complementos nutricionales de folato, mientras que los varones adultos no mostraron cambios. Al mismo tiempo, las células positivas X frágil de muchachos autistas se hicieron más raras o desaparecieron (Guotavson IG et al. Effect of folic acid treatment in the fragile X syndrome. Clin Genet 27151:483-67, 1985). Dosis altas de folato diariamente por al menos algunos meses parecen ser necesarias para alcanzar los cambios mencionados. Hemos notado también que algunos pacientes autistas son sensibles a ciertos alimentos (Reichelt KL et al Gluten, milk proteins and autism: Dietary intervention effects on behavior and peptide secretion. J Appl Nutr 432(11:1-111, 1990). Existen varios estudios que confirman cómo una modificación en la alimentación puede producir cambios benéficos dramáticos en estos casos (Reichelt KL et al. Biologically active peptide-containing fractions in schizophrenia and childhood autism. Adv Biochem Psychopharmacol 28:627-43, 1981). Si esto sucede, se recomienda evitar los alimentos comunes, por lo menos una semana y ver si su comportamiento mejora. Así que hay que identificar el o los alimentos inductores. Otro nutriente que hemos encontrado útil en los pacientes con autismo, es la vitamina C.

La razón de su beneficio es porque la vitamina C actúa directamente como un antagonista competitivo en los receptores de la dopamina (Smythies JR. The role of ascorbate in brain: therapeutic implications. J Roy Soc Med. 89(5):241, 1996). También en otros estudios clínicos se encontró que los complementos de vitamina C atenúan en los autistas la severidad de los síntomas motores (Dolske MC, Spollen J, McKay S, Lancashire E, Tolbert L, A preliminary trial of ascorbic acid as a supplemental therapy for austim. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry 17(5):765-74, 1993). Ahora bien, dentro del grupo de los minerales, tenemos que son útiles el magnesio y el calcio. Se encontró que los pacientes con autismo que se dañaban a sí mismos, dejaron de hacerlo o al menos redujeron su auto-agresión (Pfeiffer SI, Norton J, Nelson L, Shott S, Efficacy of vitamina B-6 and magnesium in the treatment of autism: a methodology review and summary of outcomes: J Autism Dev Disord 25(5):481-93,1995). En un ensayo clínico que realizamos, encontramos resultados muy similares a otros estudios en relación con los niveles de magnesio en el cabello. Todos los pacientes autistas tuvieron niveles bajos de magnesio en sus resultados del examen mineral del pelo (Marlow M et al. Decreased magnesium in the hair of autistic children. J Orthomol Psychiatry 13(2):117-22, 1984). Con respecto a los aminoácidos, ahora sabemos que el aminoácido esencial conocido como triptófano está involucrado en modular el comportamiento autista.

Según los resultados de un nuevo estudio, las dietas bajas en triptófano pueden hacer que los síntomas del autismo empeoren mucho (Mc Doughle, Arch Gen Psychiatry: Nov 1996;53:989-96). Por otro lado, hemos hallado que aproximadamente el 49 % de todos los pacientes con autismo, que hemos estudiado, tienen niveles elevados de metales tóxicos. Durante 1988, el Dr. E. Courchesne encontró que una porción anatómica específica del cerebelo es mucho más pequeña y menos desarrollada en los niños autistas que en los niños normales. Por otro lado, el Dr. Hans-Arne Hannson del Instituto de Neurobiología de la Universidad de Goteborg en Suecia, reportó que la breve exposición a microondas resulta en un daño en las estructuras celulares nerviosas después de 2 meses de dicha exposición.

Se encontró que los cambios anatómicos patológicos fueron producidos específicamente en los cerebelos de los recién nacidos. Por el momento, no podemos estar seguros si las lesiones reales en los cerebelos de los niños autistas igualan a la de los cerebelos de los animales que fueron expuestos o a campos de frecuencia de poder o a microondas. Sin embargo, el surgimiento aparente del autismo como un problema clínico, a principios de los años 40´s, sí coincide con el incremento marcado en nuestro uso de la energía electromagnética. El hecho de que ambos los niños autistas y los animales experimentales hayan mostrado lesiones en la misma porción del cerebro, es una coincidencia notable que debe de estudiarse profundamente.

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río

Profesor de Farmacología de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C.

Posted in General | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »

Autismo, un trastorno permanente y profundo

Posted by asociacionmelody en marzo 29, 2010

diariolibre.com

Los expertos calculan que de tres a seis niños de cada 1,000 sufren de esta enfermedad, en su mayoría varones

Sd. El autismo es una gama de trastornos complejos del neurodesarrollo, caracterizado por impedimentos sociales, dificultades en la comunicación y patrones de conducta estereotípicos, restringidos y repetitivos.

El doctor José A. Silié Ruiz, neurólogo de la Clínica Corazones Unidos, explica que es una enfermedad neuropsiquiátrica porque aunque el daño es neuronal, las manifestaciones son psiquiátricas.

“El autista no puede expresarse ni comunicarse debidamente con otras personas porque no posee la capacidad para hacerlo”, aclara Silié

Aunque los científicos no están seguros qué causa este trastorno, existen suposiciones de que tanto la genética como el ambiente tengan un papel, aunque varía significativamente en carácter y gravedad, sin importar la raza ni el nivel socioeconómico que se tenga.

El doctor Silié Ruiz expresa que partir de los cuatro meses aparece la expresividad del lenguaje y es ahí cuando se puede diagnosticar si un infante padece de autismo, por lo que es responsabilidad del neurólogo determinar la organicidad del problema, ya que hay otras entidades que se manifiestan igual.

“Existen casos donde interviene la genética, hay niños que no hablan porque sus padres hablaron tarde y otros tienen problemas de aprendizaje”, afirma el doctor.

Los expertos calculan que de tres a seis niños de cada 1,000, sufren de autismo, pero el sexo masculino tiene cuatro veces más probabilidades de padecerlo que el femenino.

¿Cómo identificarlos?

Los niños con autismo se caracterizan por mostrar apegos inusuales a objetos, son incapaces de iniciar o mantener una conversación social, se comunican con gestos en vez de palabras, no ajustan la mirada para observar objetos que otros están mirando, repiten palabras, son retraídos, evitan el contacto visual, prefieren pasar el tiempo solos. Muestran falta de empatía, tienen constantes ataques de cólera intensos, son hiperactivos o demasiados pasivos, muestran agresión a otras personas o a sí mismos y una gran necesidad por la monotonía.

“Muchos de estos niños tienen una inteligencia superior”, expresa el neurólogo José Silié, y añade que hay pacientes que no tienen capacidad de comunicación y sin embargo, logran, en cierta medida, comunicarse. En ese sentido pueden mejorarse un poco si se les aplica un tratamiento adecuado. Es por ello, que se debe hacer un diagnóstico para cada caso.

“Existe el autismo severo, que es cuando el paciente no tiene ningún vínculo, ni comunicación y se comportan de una manera agresiva. Nada le agrada ni siquiera el afecto de su madre”, explica el neurólogo.

La psicóloga de la Fuerza Aérea Dominicana (FAD), Ana Lidia Núñez, explica hay casos de autismo que pueden ser momentáneos, ocasionados por un hecho que ha marcado la vida del niño, es decir, que pueden aparecer luego de que el paciente observa o vive una situación horrible, como presenciar el asesinato de un ser querido o sufrir una violación. “En ese sentido son niños que al no expresar dicha experiencia se encierran”, dice Núñez.

Existen otras afecciones que incluyen una forma de autismo más leves conocidas como síndrome de Asperger, síndrome de Rett, el trastorno de desintegración infantil y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado (generalmente conocido como PDD-NOS).

A petición del Congreso de los Estados Unidos de Norteamérica, los Institutos Nacionales de Salud formaron en el 1997 un Comité de Coordinación del Autismo para mejorar la coordinación de los esfuerzos por encontrar la cura a esta enfermedad, según informa el Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos y Derrame Cerebral de EE.UU.

Sin embargo, los 11 Centros de Excelencia que están investigando el desarrollo y funcionamiento precoz del cerebro, interacciones sociales en los bebés, variaciones y mutaciones genéticas raras, asociaciones entre genes relacionados con el autismo y rasgos físicos, factores de riesgos ambientales posibles, biomarcadores, y un posible nuevo tratamiento con medicamentos, aun no han dado con la respuesta.

En la República Dominicana los casos van en aumento.

Recomendación

En el caso de reconocer que se tiene un niño autista es necesario procurar el diagnóstico correcto de un neuropsiquiatra o un neuropsicólogo. Una vez hecho, el paciente necesita de mucha comprensión, paciencia y atención, ya que hay muchos casos en los que se mutilan ellos mismos, se muerden, se estrellan contra las paredes, entre otras acciones. Se debe procurar hacerles llevar una vida normal dentro de la medida posible en que se logre una comunicación con ellos. El autismo momentáneo puede tratarse con terapias de juego y observación.

De Mitri Jiménez

Posted in General | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

Investigadores de la UGR diseñan iPods para vencer al autismo

Posted by asociacionmelody en marzo 8, 2010

EP. El grupo de investigación en especificación, desarrollo y evolución de ‘software’ (Gedes) de la Universidad de Granada se encuentra diseñando un sistema de comunicación que permite a personas con autismo u otro tipo de necesidades especiales relacionarse con su entorno a través de ordenadores o terminales móviles como teléfonos, ‘iPhone’ o ‘iPod’.

En una nota, Andalucía Innova explicó que el nuevo sistema funcionará a través de unos sensores colocados en la vivienda o el centro educativo, hasta los que los usuarios mandarán la información a través de estos dispositivos.

Este grupo de la Facultad de Informática y Telecomunicaciones de la UGR puso en marcha hace varios años el proyecto ‘Sc@ut’, para elaborar comunicadores destinados a personas con problemas de comunicación, como autismo, que contribuyeran a mejorar las capacidades de interacción y planificación y les ayudaran en las relaciones sociales.

Según indicó, la experiencia del grupo Gedes en el diseño de este tipo de dispositivos avala la creación de los nuevos instrumentos, en los que la función principal ya no será la comunicación social, sino la interacción con el entorno que permita a los usuarios realizar determinadas actividades.

En este sentido, la directora del Gedes, María José Rodríguez Fórtiz, explicó que el objetivo es adaptar las viviendas o los centros de educación en los que se desarrolla la actividad de estas personas con necesidades especiales a estos nuevos dispositivos móviles. Así, los usuarios podrán, por ejemplo, abrir o cerrar ventanas o puertas a través del dispositivo que envía una señal a sensores instalados en la vivienda.

En este marco, el propósito final es que el ordenador central controle las acciones tenga una lógica que ayude a estas personas en la toma de decisiones, además de dar aviso si se detecta algún tipo de anomalía. El primer prototipo se está elaborando y las pruebas se van a realizar en algunos centros educativos de la provincia.

“Son los afectados y sus familias y cuidadores los que nos ayudan a mejorar las carencias del producto y a que se acerque más a sus necesidades”, apuntó la responsable del trabajo.

La investigadora señaló que, a medio plazo, pretenden avanzar en las posibilidades de los comunicadores con el entorno, incorporando biosensores que controlen distintas constantes del organismo con los que el propio dispositivo pueda ejecutar avisos cuando los datos que registre no coincidan con la pauta normalizada.

Matizó que se podría controlar el tiempo que un individuo tarda en subir una escalera y analizar sus constantes durante esa actividad, de forma que si, en el momento en que esté solo y realice la acción, el sensor registra unos datos distintos, automáticamente comunique a un centro de emergencias que algo está ocurriendo. “Este tipo de dispositivo tiene como objetivo final, al igual que en su momento tuvieron los comunicadores de ‘Sc@ut’, aportar a los individuos con necesidades especiales una mayor autonomía y tranquilidad a sus familiares”, apostilló María José Rodríguez.

Además, otro de los objetivos de trabajo del grupo es apoyar a los profesores para que puedan diseñar ejercicios educativos y unidades didácticas que sean realizadas de forma individual o cooperativa por un grupo de alumnos interconectados. Uno de los investigadores del grupo, Álvaro Fernández López, está desarrollando un programa denominado ‘PICA’, para ‘iPod Touch’ e ‘iPhone’, que ofrece varios tipos de ejercicios: puzzles, asociaciones de elementos a conjuntos o exploración de elementos multimedia. Los ejercicios pueden ser personalizados para adaptarse a las necesidades y habilidades de los alumnos con necesidades educativas especiales.

Posted in General | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »