Melody

Asociación de Discapacitados Canarios

Los minusválidos de Ferrol pusieron más multas que la Policía Local en dos años

Posted by asociacionmelody en junio 9, 2009

En esta campaña simbólica, los discapacitados amonestan a los que aparcan en sus plazas reservadas. Guerra a las barreras arquitectónicas

El Correo Gallego.es

PATRICIA HERMIDA • FERROL

 Cada escalera, un laberinto sin escapada. Y cada bache, una fosa medieval. Así se enfrentan las personas discapacitadas a las barreras arquitectónicas, en ciudades como Ferrol. Pero a los edificios sin rampas y a los buses no adaptados, también se suma el mal uso de las plazas reservadas. Hasta tal punto que la Asociación Sociocultural de Minusválidos lleva dos años multando simbólicamente a los que estacionan en sus espacios.

Y en todo este tiempo, han impuesto más sanciones que la Policía Local. Según Ángel Gárate, presidente de la entidad, “decidimos multar de forma ficticia a los que aparcan en nuestras plazas sin tarjeta de minusválido”. Unos huecos ya insuficientes en Ferrol, y copados muchas veces “por conductores con tarjetas falsificadas”. Gárate se encontró con uno de ellos frente a la asociación: “Llegó a decirme que la tarjeta era de su madre minusválida, mientras él se bajaba del coche con un portátil”.

Lo más sangrante para esta entidad: “El incumplimiento de la ley en cualquier edificio privado, en restaurantes y cafeterías, en buses no adaptados”. Y los accesos se complican aún más “a la hora de entrar en un baño, por cada local accesible hay veintidós que no lo son”.

Atención a la ruta intransitable para una silla de ruedas por la carretera de Castilla: “La mitad de los pasos de peatones no tienen acceso desde la acera, caes en verdaderas trampas y el Ayuntamiento no hace nada”. Otro caos se vive con los autobuses. Según indica Gárate, “tras el Plan Metropolitano se compraron buses nuevos pero no están adaptados”, así que los vecinos discapacitados de la comarca “no pueden viajar en autocar hasta Ferrol”.

Como detectores de las barreras también actúan los voluntarios más comprometidos, como Jacobo Gil. Este joven trabaja en una ONG ferrolana desde 2005, y cada semana dedica cuatro horas a pasear con minusválidos. Indica “los pasos sin señalizar en San Juan donde se registraron atropellos, las aceras destrozadas…”. Él se ha subido con sillas de ruedas a buses sin adaptar: “Por ley, cada autocar debería contar con tres plazas para discapacitados pero la mayoría no tienen ninguna”. Incluso los adoptados sólo disponen de una o dos, mientras los mayores se ofrecen para echar una mano en el izado de las sillas.

Jacobo ha recurrido al escrito de denuncia, dirigido a entidades y medios. Y demuestra su sublevación a través de extractos como el siguiente: “Cuando voy en el bus veo a más de una persona de avanzada edad haciendo el gran esfuerzo de llevar a su mujer o a un familiar en silla de ruedas, dejándose los riñones porque para cruzar la calle los bordillos no están adaptados, me resulta indignante”. Barreras invisibles para las personas con movilidad, pero infranqueables para muchos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: