Melody

Asociación de Discapacitados Canarios

Una fotógrafa australiana explora la sexualidad de los minusválidos

Posted by asociacionmelody en enero 14, 2008

image0011.jpg

 

La Biblioteca del Congreso de EEUU traduce los textos de Playboy al braille y los distribuye por el país

EFE/NUEVA YORK

La paraplejía o el enanismo no limitan el pleno disfrute de la sexualidad, como lo ilustra una serie de fotografías artísticas y las lúcidas historias de un grupo de minusválidos que se exponen en el Museo del Sexo de Nueva York.

‘Encuentros íntimos: Minusvalía y sexualidad’ es una exhibición de fotografías de discapacitados que, sin tabúes, posan para la cámara de Belinda Mason, una fotógrafa australiana para quien este tema ha sido uno de los más significativos de su carrera.

‘Esta exposición desenmascara el mito de que un discapacitado no tiene identidad o deseo sexuales, una suposición que ha conducido a la represión de la expresión y discusión sobre su sexualidad’, dice la fotógrafa en un texto que acompaña a la muestra. La representación fotográfica de los minusválidos ha seguido, por lo general, el canon de la medicina, esto es, que son retratados como especímenes o muestras de laboratorio, clasificados por su tipo de discapacidad, en lugar de como individuos.

Mason realiza su trabajo a partir de extensas conversaciones con sus retratados, en las que explora sus sentimientos y actitudes hacia su propia sexualidad, la vida en pareja y la imagen corporal. «Los participantes de este proyecto me han regalado historias preciosas y confiaron en mí para traducir en imágenes sus pensamientos y sentimientos de manera tierna y cuidadosa», señala.

La selección fotográfica incluye a personas con distrofia muscular, defectos de nacimiento producto del consumo de la droga Talidomida y acondroplasia, entre otras patologías.

Sexy

Una de las retratadas, Caroline Bowditch es una actriz y coreógrafa que sufre de osteogénesis imperfecta, o huesos frágiles, y a quien le «entusiasma hacerle ver a la gente que la discapacidad puede ser sexy». Denise Beckwith, que encarna a una sirena en la fotografía, sufre de parálisis cerebral y asegura que casi nunca se da el permiso de involucrarse íntimamente con alguien, por miedo de que ese alguien se sienta un día obligado a cuidarla. Pero otros dicen ser afortunados al contar con parejas que han sabido manejar las circunstancias particulares de la relación. «He tenido la suerte de encontrar a alguien que me ha ayudado a explorar mi cuerpo desde el punto de vista sexual. Ya no me meto debajo de las sábanas cuando tenemos sexo», dice Noel Cahill, un homosexual que tiene un severo acortamiento de su pierna izquierda.

Playboy

La exposición, que estará abierta hasta el 16 de septiembre, se complementa con un vídeo y documentación sobre cómo la revista Playboy ha abordado el tema de la relación entre sexo y minusvalía. Desde 1970, la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha traducido los textos de Playboy al braille y los distribuye a través del Servicio Nacional de Bibliotecas para el consumo de los ciegos.

Pero en 1985 la Cámara Baja del Congreso decidió bloquear la financiación requerida, lo que desató una pugna judicial entre este órgano y los ciegos que ganaron estos últimos, amparados en el derecho a la libertad de expresión. «Esta victoria fue crucial en la lucha por la defensa de los derechos de los minusválidos a tener una identidad sexual», reza un texto junto a un ejemplar en braille de la revista.

Otro caso llamativo es el de la modelo y actriz Ellen Stohl, que tras quedar paralítica a los 18 años por un accidente de auto se convirtió en la primera minusválida en aparecer retratada en las páginas de Playboy.

Un vídeo relata que en 1985 Stohl escribió una carta al célebre fundador y editor de Playboy, Hugh Hefner, pidiéndole que, mediante la publicación de sus fotografías, demostrara a la sociedad la verdadera historia de la sexualidad de los minusválidos.

El tema dividió a los editores de Playboy y, según cuenta Hefner en el vídeo, la principal preocupación en la revista era que el gesto fuese percibido como de mal gusto o como una explotación. «Pero, al final, terminó siendo todo lo contrario», dice Hefner, para quien Stohl «demostró que una minusválida puede ser sexual, una conejita Playboy».

Anuncios

2 comentarios to “Una fotógrafa australiana explora la sexualidad de los minusválidos”

  1. Martha said

    me parece grotesca esta foto, no se debe invadir la privacidad de ellos

  2. Fotografa aficionada said

    por qué no se debe invadir? la ignoracia es triste… si no se “invaden” de pende qué aspectos los minusválidos siempre nos pareceran entes extrañas inservibles… eso es muy triste…

    lo grotesco no ha de ser siempre negativo… hay grandes obras de arte que en otras épocas parecieron grotescas…todo depende de lo abierta que tengas la mente… como para no sentirte violenta con depende que aspectos normales de tu vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: