Melody

Asociación de Discapacitados Canarios

Una ciudad solidaria

Posted by asociacionmelody en enero 7, 2008

zaragoza.jpg

Zaragoza no sabe cuáles son sus objetivos, metas, recursos y necesidades de la acción social.

El Periódico de Aragón /Miguel Miranda

Dicen que el que no planifica, está planificando su propio fracaso.

Creo que en Zaragoza en los últimos tiempos se ha cometido este error: no sabemos cuales son los objetivos, las metas, las necesidades y los recursos disponibles en materia de acción social. No me consta que los responsables en la materia hicieran público, como en otros tiempos, un Plan de Servicios Sociales digno de tal nombre en cuya elaboración, como es lo correcto desde el punto de vista técnico, hayan participado los sectores implicados y los profesionales comprometidos en su ejecución. El único Plan del que tengo noticia es el elaborado por la Asociación Ebrópois, que con la participación de decenas de entidades, señaló varias líneas estratégicas para el progreso social. En dicho Plan se señala en primer lugar, la necesidad de garantizar un sistema público de atención a todos los mayores de acuerdo con sus niveles de autonomía y situación económica. Este objetivo se concreta en Centros de Día, en Servicios de Ayuda a Domicilio, en Servicios de teleasistencia y por último en el aumento de plazas públicas residenciales.

Como a todo mecanismo de protección social cuando da sus primeros pasos, al de la Dependencia no le podemos pedir que funcione al 100% en cuatro días. Pero el nuevo sistema ha de empezar a desarrollarse en este 2008 sobre bases fuertes, remunerando de manera justa al personal encargado de su funcionamiento. Se dice que la categoría moral de una sociedad se mide por la manera que tiene de tratar a los que más lo necesitan: ancianos y personas con diversidad funcional. Pues bien, este es un reto: atender bien y lo antes posible a todos los beneficiarios de una Ley por la que el ministro Caldera pasará a la historia de la Acción Social en este País.

El segundo reto que se plantea Ebrópolis está en relación con la integración de los inmigrantes a través de programas respetuosos con la interculturalidad que empiecen desde la infancia. El 10,08% de trabajadores extranjeros dados de alta en la Seguridad Social nos habla de que algo sustancial ha cambiado en nuestra ciudad en los últimos años y ello plantea también algunos riesgos que tienen que ver con su integración laboral y con la distribución equitativa entre colegios públicos y concertados para evitar que algunos colegios se conviertan en ghetos. Ojalá esta nueva realidad multicultural nos ayude a abandonar actitudes xenófobas y racistas que sin duda perviven todavía en algunos sectores. Como se ha dicho repetidamente, la inmigración es la solución y no es un problema. Y como reitera muy acertadamente el Gobierno, los inmigrantes son también la fuerza de Aragón.

Dos retos más se plantea el Plan de Ebrópolis: la necesidad de dimensionar y organizar los recursos sociosanitarios de acuerdo con las nuevas necesidades de la población asegurando la accesibilidad al sistema, así como la posibilidad y el tratamiento personalizado. Y por último, el tema de la vivienda. Este último objetivo, tal y como está redactado, constituye todo un compromiso para los poderes públicos: se les anima a desarrollar políticas activas que favorezcan el acceso a la vivienda de los grupos sociales con mayores dificultades. Se han dado pasos en la buena dirección tanto desde el Ayuntamiento como desde el Gobierno de Aragón, pero es obvio que queda mucho por hacer. Habrá que estar atentos a las nuevas experiencias que se ponen en marcha en otras comunidades como Andalucía. Y en este terreno es que, exceptuando a las elites económicas, todo el mundo tiene dificultades para acceder a la propiedad de la vivienda, son muchos los grupos sociales que no pueden asumir hipotecas a cuarenta o más años. Los expertos aconsejan apostar por la vivienda pública de alquiler, con opción a compra, como un mecanismo que tendría incidencia en la bajada de los precios por la que muchos suspiran pero que no acaba de producirse. Una política que no olvide la rehabilitación de la ciudad consolidada, si no queremos crecer en distintas direcciones dejando alrededor del Centro histórico un círculo de barrios envejecidos demográficamente y deteriorados en su entramado urbano, de manera que la conflictividad en el futuro no vendría de los más alejados, como en París, sino de los barrios tradicionales.

El futuro no está escrito en las estrellas. Depende de lo que hagamos entre todos para construirlo y para no tener sorpresas desagradables resulta prioritario planificar una ciudad solidaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: